martes, 22 de mayo de 2018

La frustrada ascensión en Globo sobre el Retiro de Elisa Garnerin (1818)

Se conservan en diferentes instituciones municipales varios grabados, carteles y documentos anunciando un acontecimiento especial que se iba a realizar el 26 de abril de 1818. Nada menos que la ascensión en Globo desde el Parque del Retiro y el descenso en paracaídas de la "animosa e intrépida aereoporista" francesa Elisa Garnerin, la cual pretendía lanzarse al vacío desde las alturas.

Noticia de la incomparable Experiencia aerostática... (Museo de Historia). Ver documento completo

La expectación era máxima. Madrid se encontraba empapelada de carteles anunciando el evento. Se repartían folletos como el que vemos arriba o se editaban pequeñas monografías que explicaban a los madrileños la historia de la ciencia aeronáutica y el "arrogante desatino" del proyecto de la familia Garnerin a ejecutar en Madrid.


Breve idea de la navegación por el aire... (Biblioteca Histórica). Ver documento completo

En otros folletos se retrataba a la propia deportista, sobrina de André Jacques Garnerin, el cual había logrado saltar exitosamente en paracaídas en 1797 desde su globo de hidrógeno a 350 m de altura. 


Experiencia aeronáutica en el Retiro (Museo de Historia) Ver ficha del documento

El grabado ya explica por si mismo la técnica empleada. El paracaídas, fabricado en tafetán, iba sujeto al globo de mayor envergadura y a la altura convenida se soltaban los amarres para caer poco a poco y siempre a la vista del público. Todo con la mayor seguridad para la Garnerin, quien incluso disponía de una especie de flotador (un collar metálico hueco que debía ponerse por los pies) para evitar morir ahogada en el  caso, poco probable en Madrid, de caer en un lago o río caudaloso. Después el globo seguía su viaje sin control hasta caer donde los vientos le llevaran. Por eso los Garnerin ofrecían una recompensa a quien pudiera recuperarlo.

Todo esta controlado. Sin embargo, finalmente el espectáculo terminó como el rosario de la aurora. 

Noticia de la incomparable Experiencia aerostática... (Museo de Historia). Ver documento completo

Primero se tuvo que aplazar hasta en tres ocasiones por condiciones meteorológicas adversas, o por la celebración de las honras fúnebres de los héroes del 2 de mayo. Estos aplazamientos, sirvieron a los Garnerin para seguir vendiendo entradas para el espectáculo. Hasta 20.000 personas pasaron por caja.


Detalle de "Experiencia aeronáutica en el Retiro" (Museo de Historia) Ver ficha del documento

Finalmente el 11 de mayo los hornos para la producción de hidrógeno destinado a inflar los globos no funcionaron, probablemente debido a la impericia en estas artes del padre de Elisa, quien decidió, a falta de un material mejor, conseguir el hidrógeno del agua.



La Cárcel de Corte (Museo de Historia). Ver la ficha del documento

Hubo que cancelar el acto ante la multitud que había pagado su entrada y que no se tomó muy bien la noticia. Los madrileños, al sentirse estafados, rodearon la residencia de los Garnerin, quienes terminaron pasando un par de noches en la cárcel de Corte. 

Una vez en Francia, Elisa Garnerin escribió una carta al embajador francés, de la que se tiraron más de 2000 copias, protestando por la actitud de las autoridades y los ciudadanos de Madrid a los que calificaba de "Turba tumultuosa". Afirmaciones que fueron contestadas desde España acusando de estafadores a los Garnerin y aseverando que obraron desde un primer momento de mala fe.


Exposición de los hechos relativos a la experiencia que debió hacer en Madrid la señorita Elisa Garnerin (Hemeroteca Municipal). Ver  documento completo
Entre las contestaciones destaca esta de J.A. Fortuna del 16 de octubre de 1818, publicada en la revista "Crónica Científica y literaria" donde se explica lo sucedido después de esta demoledora introducción:
"Señorita: vengo a recordar a usted los hechos que han dado lugar a sus aventuras en España, hechos que usted o su secretario han omitido, por olvido sin duda, en la carta dirigida al Embajador francés, publicada, como usted dice, para confundir las calumnias propagadas con motivo de la experiencia que debió hacer en Madrid.
Ha llegado usted al suelo de su bella Francia, "´libre bajó el imperio de la ley”. Doy a usted mil enhorabuenas con todo mi corazón, pero mucho mas a los españoles que están libres de su presencia, sin echarla menos, y del ruido que hacían sus numerosos carteles en todas las esquinas de la capital, para anunciar y diferir continuamente la incomparable experiencia de la bajada en para-caida; para bajar, es preciso haber subido, y por desgracia usted no ha podido hacerlo (...)".
Todo un conflicto diplomático, apenas cuatro años después de finalizar la Guerra de la Independencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario